Tecnología y competencia

Sistema electrónico de frenado

Sistema electrónico de frenado

Un sistema, triple seguridad: el sistema electrónico de frenado EBS engloba el sistema antibloqueo ABS y la regulación antideslizamiento ASR.

Sistema antibloqueo (ABS)

  • El ABS detecta, a través de los sensores, el régimen de cada rueda durante el proceso de frenado y regula la presión de frenado individualmente en cada rueda, evitando así el bloqueo de la rueda.

Incluso en caso de frenada en seco, el vehículo permanece dirigible y estable en una calzada plana.

Regulación antideslizamiento (ASR)

  • La regulación antideslizamiento (ASR) impide que las ruedas motrices patinen al arrancar o acelerar.
  • La unidad de control EBS detecta el patinaje de las ruedas mediante los sensores de régimen de rueda.
  • En la regulación antideslizamiento, el EBS puede combinar entre sí la regulación del motor ASR y la regulación del frenado ASR.
  • Para la regulación del motor ASR, la unidad de control EBS emite una señal a través del ordenador-guía del vehículo FFR a la unidad de control de motor EDC. Cuando patinan las dos ruedas del eje motriz, se reduce el par motor y, con ello, el deslizamiento.
  • Para la regulación del frenado con ASR, la unidad de control EBS utiliza los mismos sensores de régimen de rueda que para el ABS, pero solo actúa sobre las ruedas motrices. Cuando solo patina una de las ruedas del eje motriz, mediante el frenado de la rueda que patina se reduce el deslizamiento y el diferencial transmite el par motor restante a la otra rueda con adherencia al firme.

Ventajas

  • Frenada con la máxima fuerza de frenado física posible en un tiempo de reacción breve y, con ello, reducción del recorrido de frenado sin tener que pisar el pedal a fondo
  • Frenada controlada con elevada estabilidad de marcha y dirigibilidad incluso en frenadas de emergencia y, en consecuencia, máxima seguridad de frenado también en calzadas con distintas adherencias
  • Cuidado de los neumáticos, puesto que el desgaste se distribuye uniformemente por todo el perímetro.
  • Tracción mejorada sobre firmes resbaladizos como hielo, nieve, gravilla o adoquinado mojado
  • Mayor seguridad de marcha: la parte trasera no derrapa en caso de pérdida repentina de la tracción
  • Se evita que los neumáticos patinen con un desgaste intensivo.