MAN SE  |  Autobuses 

MAN entrega sus primeras unidades a AISA

El operador madrileño amplía flota de la mano del fabricante alemán

El pasado día 21 de julio tuvo lugar, en las instalaciones de Irizar en la localidad guipuzcoana de Ormaiztegi, la presentación de las nuevas unidades adquiridas por AISA, operador de transporte con base en Valdemoro (Madrid), de las que ocho, más de la mitad, correspondieron a MAN, siendo esta la primera ocasión en que AISA confirma un pedido de estas dimensiones al fabricante.

Se trata de cuatro chasis R33 de 13 metros y cuatro R37 de 15 metros, todos ellos carrozados por Irizar. Los primeros con el modelo Century y los restantes con el nuevo i6, en su versión de tres ejes. Las motorizaciones que montan los vehículos entregan 360 y 480 CV, respectivamente, y todas ellas cumplen con la certificación EEV de emisiones contaminantes. Además, el equipamiento de la flota dispone de cambio automático TipMatic y ejes independientes.

La entrega, a la que asistieron Juan Sierra, delegado de urbanos y flotas de MAN Truck & Bus Iberia, Mikel Pérez y Mikel Apalategui de Irizar, y David López de AISA, tuvo como principales protagonistas a los chóferes del operador, puesto que fueron desplazados hasta el País Vasco para recibir sendas charlas informativas tanto de la carrocería como del chasis, éstas últimas efectuadas en la Delegación Norte de MAN Truck & Bus Iberia.

José Angel García, uno de los seis chóferes de la compañía que se desplazaron al País Vasco, considera “muy interesante la formación recibida. El carrocero nos dio explicaciones de cómo funcionan algunos sistemas y las razones de que esto sea así, como el cerrado de puertas, el sistema de climatización… Son cosas básicas, pero que siempre conviene tener presente. En fabricante se centro en aspectos como el cambio y el retarder, y todo ello nos sirvió para saber lo que teníamos entre manos, porque los vehículos volvieron a Madrid por carretera. A los conductores nos viene muy bien toda la formación que podamos recibir, y además nos sentimos importantes cuando se nos presta atención como profesionales”.

En la misma línea se manifiesta su compañera Ana Serrano, afirmando que “siempre se aprenden cosas. En mi caso, he conocido maneras de manejar las puertas manualmente, en caso de que no se pueda hacer la operación con los botones, y la forma correcta de conducir. Ha sido una experiencia muy positiva, que repetiría”. Por su parte, Juan Rosell, otro de los conductores, también muestra su satisfacción por el hecho de que “nos enseñen a manejar máquinas tan complejas, porque es lo normal cuando se transportar personas. Las primeras experiencias al volante son fantásticas, sobre todo la suavidad del cambio, lo silencioso del motor y el buen manejo que tiene para ser un 15 metros”.